Creador del tema: Marcos_AzulEl perfil oculto y fascinante del traductor de Bielsa: académico, ensayista y futbolero (EC)
#1
Se llama Salim Lamrani. Es francés y políglota. Doctorado en La Sorbona, es especialistas en las relaciones internacionales entre Estados Unidos y Cuba.

[Imagen: g5vylu4BP_1256x620__1.jpg]
Salim Lamrani, el traductor de Marcelo Bielsa.

WALDEMAR IGLESIAS
27/12/2018 - 9:56


Salim Lamrani parece un personaje secundario en la escena. Escucha la pregunta en inglés de uno de los tantos periodistas en la sala de conferencias del Elland Road, el estadio del Leeds. La traduce al español para que Marcelo Bielsa la entienda. Luego, llega lo más complejo: ser preciso en la interpretación y el mensaje del entrenador argentino. Lo logra. Casi invariablmente. Sin embargo, este francés que parece mirar con devoción al Loco rosarino no es traductor ni intérprete. Esa tarea se transformó en su berretín y en su trabajo por dos razones. La primera, la cuestión idiomática: nacido en Francia, habla un impecable español y no tiene dificultades con el inglés. La segunda: su admiración por Bielsa, forjada en los tiempos en los que el argentino dirigía al Olympique de Marsella, el equipo que le provocó a Salim casi todas sus disfonías en tantas citas en el Velodrome.

Lamrani es apenas un partenaire sólo en el multitelevisado escenario del fútbol. Pero fuera de él, es una eminencia en el ámbito de las relaciones internacionales. Doctorado en La Sorbona, el socio de Bielsa en cada conferencia -desde aquellos días traumáticos en el Lille- fue profesor en la Universidad Paris-Descartes y en la Universidad Paris-Est Marne-la-Vallée. Su tema de cabecera: las relaciones internacionales entre Cuba y Estados Unidos. No lo niega: es un admirador de otro rosarino, Ernesto Guevara, El Che. Lo define como "el apóstol de los oprimidos".

Antes de trabajar al lado de Bielsa, era frecuente conferencista por los rincones del mundo. Según señala el sitio Rebelión en el curriculum, Salim ofreció sus palabras y sus pensamientos en Cuba, Inglaterra, Bélgica, Alemania, Suiza, Italia, Venezuela, Bolivia y Estados Unidos, donde fue invitado por el Massachusetts Institute of Technology, la Northeastern University de Boston, la Thomas Jefferson School of Law de San Diego, la Universidad de Santa Barbara, la Sarah Lawrence College de New York, la Sonoma State University, la Universidad de Stanford y la Universidad de San Francisco.



Participó de esos espacios de reflexión con Noam Chomsky -uno de los intelectuales más influyentes del último siglo-, con Ignacio Ramonet -doctor en semiología e historia de la cultura; también periodista-, con Ken Livingstone -ex alcalde de Londres por el Partido Laborista-, entre otros.

Entre 2005 y 2009 escribió cinco libros vinculados con la cuestión cubana en sus relaciones con Estados Unidos y el mundo. Uno de ellos, especialmente enfocado en la figura de Fidel Castro. Entre sus prologuistas figuran Chomsky, Ramonet y Nelson Mandela. Sus obras fueron traducidas al inglés, al español y al italiano. Además, compartió publicaciones contra el terrorismo y por el respeto de la soberanía en conjunto con premios Nobel tales como Rigoberta Menchú, Nadine Gordimer, Adolfo Pérez Esquivel y José Saramago.

Es miembro de centros de estudios vinculados a las ciencias sociales (como CRIMIC y GRIAHAL) e integra la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad. Publicó -en su condición de ensayista- diversos textos para medios como Le Monde Diplomatique, L’Humanité, Red Voltaire -medio alternativo libanés-, Rebelión y Progreso Weekly, entre otros.

También escribió de modo apasionado sobre Bielsa en varios artículos y hasta en su cuenta de Twitter (@SalimLamraniOff). Lo definió como un personaje atípico, como una suerte de intelectual en un territorio despojado de intelectuales; también destacó su afán por la belleza en el juego que exhiben sus equipos. Aquel Marsella, campeón de invierno sin final feliz en la temporada 14/15, marcó el principio del vínculo.

Su primer encuentro había sido en Rosario, durante un viaje de Lamrani a La Ciudad del Che, como él mismo la llama. Hubo empatía. Cuando Bielsa arribó al Lille ya sabía que Salim sería quien lo iba a acompañar en cada conferencia. Lamrani dejó su cargo de profesor en la Universidad de la Isla Reunión (dependencia francesa, ahí cerca de Madagascar, en pleno océano Indico), donde también estudió, y acompañó a Bielsa en esa experiencia que fue incómoda y terminó pronto.

Sin embargo, el vínculo entre ambos se fortaleció. Bielsa, frecuentemente hermético, abrió sus puertas a este francés capaz de brindar en el centro del mundo discursos contraculturales. Queda una impresión: con Lamrani, El Técnico de la Máscara de Hierro -como alguna vez lo retrató su hermano Rafael, ex canciller de la Argentina- deja de ser tal. Cuando el entrenador acordó su contrato con el Leeds para dirigir en el Championship, la segunda categoría de Inglaterra, volvió a llamar a Salim.

No hubo dudas. Allá fue el traductor que no es traductor. Tras los pasos de esa pasión que suele vivir afuera de las bibliotecas: el fútbol. En especial el que más le gusta: el de Bielsa.

En las conferencias, Salim repite la mayoría de los gestos del entrenador. Lo acompaña en las ocasionales risas. Levanta la voz cuando Bielsa se enoja. Parece mimetizado. También tiene una particularidad propia del Loco: no es proclive a referirse a su vida privada. Quizá también por eso le agrada este rol periférico, al costado de su entrenador preferido.  

Cita:https://www.clarin.com/deportes/futbol-i...dzvIo.html
[Imagen: tumblr_n2r4xvvJ3C1rz4mu4o1_400.gif]




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)